mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

sábado, 23 de marzo de 2013

MARAÑUELAS DE LOS 70, DE CHARO `EL CHALÁN´


Deliciosas. Con cariño,  para María Inés.


Las marañuelas son los dulces tradicionales de nuestro concejo. La fórmula más utilizada es la que os dejaba en esta publicación,  pero cada persona, partiendo de los mismos ingredientes, modifica la receta a su gusto. Nuestra madre lo solía hacer y tenemos en un libro de cocina anotaciones de las medidas, que recogía cada vez que hacía una tanda y le quedaban ricas. Con más manteca, con más azúcar, con menos harina... Así, cuando le apetecía, variaba la receta. Nuestra vecina Charo era también una gran cocinera. Se perdía en los fogones, sobre todo haciendo dulces, galletas, bollinas y marañuelas. Las dos compartían sus logros. Recuerdo a Charo cruzando la carretera con una fuente llena de rosquillas, torrijas o cualquier otra llambionada, tapado todo con un rodillo de cuadros... Otras veces era nuestra madre la que recorría el camino a la inversa.
A Charo le encantaba escribir versos. Mi hermano, de niño,  pasaba muchas tardes en su compañía, construyendo rimas. Versos que nuestra vecina logró plasmar en dos libros: Versos para los humildes y  Opiniones de oro salpicadas con poemas. La menor de siete hermanos, los llaman `del Chalán´, trabajó desde niña, como casi todas las de su generación, principios del siglo pasado, y más tarde se casó con un hombre bueno, Ramón, al que le gustaba mucho el campo y que, además de ser un carpintero estupendo, en sus ratos libres hacía unas `paxes de blimes´ (cestas), perfectas...
Hoy me gusta recordarlos preparando estas marañuelas que hizo allá por los años 70. El resultado: deliciosas.
(Miro hacía su casa y aún me parece ver la chimenea humeando, y sentir el ronroneo del cepillo y las limas en el taller. In memoriam)
Las marañuelas de nuestro concejo, una variedad de Charo.

Os dejo un poema de Charo, recogido en el libro Opiniones de oro, salpicadas con poemas:

FELIZ SEMANA SANTA A TODOS.

¨SÉ QUE ESTÁS AHI...¨

Sé que estás ahí Jesús querido,
sé que padeciste por salvarnos
sé que volverás a rescatarnos
sé que nos darás lo prometido.

Sé que a todo aquel
que en ti ha creído
le darás vida eterna
ahí a tu lado,
a todo aquel ser arrepentido
a todo aquel que, con dolor,
ha llorado amargamente su pecado.

Sé que estás ahí Jesús querido,
aunque el  mundo muchas veces
te ha negado.

Charo `El Chalán´

Para las marañuelas, necesitamos: ( Para 12- 13 docenas)

  • 20 huevos enteros
  • 2 kilos de azúcar
  • rallo de 4 limones
  • una cuchara de postre de anís en grano, molido
  • 3 copas de anís
  • 1250 gramos de manteca de vaca cocida (mantequilla cocida)
  • 4 kilos de harina común, tamizada
  • 2 sobres de levadura tipo Royal
  • una cuchara de postre de sal
Elaboración:

En un bol amplio o un barreñón ponemos los huevos cascados, por arriba el azúcar, el rallo de limón, el anís y los anises.
Ponemos un kilo de harina tamizada con la levadura y mezclamos bien, lo ponemos sobre los anteriores ingredientes. Añadimos la manteca templada y mezclamos rápidamente todo. ES MUY IMPORTANTE MEZCLAR BIEN PRONTO, PARA QUE LA HARINA NO SE PONGA GRUMOSA. Vamos añadiendo el resto de la harina tamizada, poco a poco a la vez que amasamos. Cuando nos se pueda amasar bien en el barreñón, se pone sobre la mesa de trabajo .
Se amasa hasta conseguir una masa perfectamente manejable, se comprueba haciendo un pequeño rulo y comprobando que ni se rompe, ni se pega. Vamos haciéndonos con trozos de masa, el resto o bien la envolvemos con papel film o la dejamos bajo el barreñón bien limpio. La estiramos en forma de rulo.
Y porcionamos en trozos más o menos iguales, de unos 40, 50 gramos. Para dar forma a las marañuelas, hacemos pequeños rulos con cada trozo, doblamos al medio, enroscamos sobre si  y cerramos en una especie de corona enroscada.


Cerramos. Colocamos en las bandejas de horno, forradas con papel  y cocemos en horno fuerte, 220º, precalentado , las dejamos hasta que estén doradas, 12-15 minutos.
Esperamos a que se enfríen sobre la bandeja. Aunque parezca que están blandas cuando están calientes, al enfriar endurecen.
Servimos, están muy ricas.
Animaros a prepararlas, duran un par de meses bien cerradas en una lata.

¡¡¡Buen provecho a todos!!!

41 comentarios:

  1. Verdaderamente que tienen que estar muy buenas, pero menuda cantidad de ingredientes, tenemos que reducir las cantidades bastante, salen preciosas. Menudos dulces tradicionales nos das a conocere y a mi me encanta saber de ellos y de donde son, besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si María José, son muchos los huevos y demás ingredientes, pero es que en nuestro concejo es tradicional regalarlas en estos días, así que en casi todas las casas se hacen por docenas de huevos, jeje. Se que parecen muchas, pero hasta se quedan cortas, date cuenta que van para amigos y familiares. Besinos

      Eliminar
  2. Te has rodeado de grandes cocineras, no me extraña entonces el arte que tienes.
    Me dejas impresionada con las cantidades, madre mía!
    Y sí, preciosas e imagino que riquísimas.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  3. Tienen que estar riquísimas,el problema de estos dulces es que no sabe uno parar, qué ricos!! Un abrazo y feliz domingo, Clara.

    ResponderEliminar
  4. Que ricas deben estar estas marañuelas. Te han quedado perfectas.
    Un beso y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Labidú ,ya veo que tu tambien empezaste con los dulces,las marañuelas me gustan mucho y me presta tenerlas en una lata ,yo hago una receta de Mª Luisa y me gusta,pero tengo que probar las tuyas.
    Yo hice la alfilada de mi pueblo,quiero seguir la tradición ,aunque tambien hago mantecado de Aviles .besinos

    ResponderEliminar
  6. como siempre una entrada bonita y emotiva a la par que deliciosa :) nunca he probado las marañuelas pero tengo muchas ganas, quiza me anime :)

    ResponderEliminar
  7. Qué entrada tan bonita, llena de recuerdos…
    No había oído hablar antes de las marañuelas, deben estar muy buenas. Con esas cantidades de ingredientes te habrán salido muchas, jeje. Vas a disfrutar de marañuelas durante muchos desayunos :)
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que están muy ricas Natalia. Son una especie de galletas típicas de Gozón, nuestro concejo. Salen muchas, pero se reparten, en mi familia es tradición regalar marañuelas por la Pascua a amigos y familiares, así que duran poco en el cesto. Gracias por tus palabras. Besinos.

      Eliminar
  8. No conocía esta versión que nos pones y me parecen unos bollos estupendos, tomo nota.
    Un beso y feliz domingo!

    ResponderEliminar
  9. Ohhh!!!!!! que maravilla, se ven deliciosas con ese colorcito y esa masa tan rica, y como ya sabes, me encantan estas recetas de toda la vida, sin duda alguna, las mejores del mundo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Madre del amor hermoso... esto es una maravilla, menudas marañuelas!. Qué hermosa historia, cuántas emociones y cuántos hermosos recuerdos. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  11. Tienen que ser una auténtica delicia. Me ha encantado la receta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. ¡Tiene una pintaa!
    Charo y tu madre te ayudaron a amar la cocina,
    ¡Enhorabuena!
    Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

    ResponderEliminar
  13. Si me quedo embobada cada vez que vengo a ver tus dulces, más me gustan las historias que nos cuentas. Fïjate que hasta me he imaginado la escena de Charo y de tu mami, las dos, de la casa de una a la otra con su platito de dulces en la mano, ains.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Hola Labidú.

    En casa es mi madre la que las hacía siempre, ahora yo la ayudo a amasar pero ella se encarga de casi todo lo demás. Nos encantan. No sabría decirte si las proporciones son las mismas, lo que sí que las cantidades no. Madre mía, has hecho marañuelas para todo el concejo. Y además te quedaron fabulosas, sí que tiene mérito manejar tanta cantidad. A mí me gusta comerlas en trozos bien empapadas de café. Como siempre nos has regalado una receta muy nuestra y riquísima. Están fantásticas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  15. ¡Que gracia me hizo leer los ingredientes, 20 huevos! Eso es para un batallón.... tendré que dividir y dividir... Estoy de sorteo en el blog, es un libro que te gustaría, si te apetece pásate por allí y te apuntas! Besos

    ResponderEliminar
  16. Mi querida amiga, te lo he dicho muchas veces, pero como me gustan tus entradas, tal y como las vives escribiendo, las vivo yo leyendo , que personas mas maravillosas de todas las que hablas, y que hermoso es tener esos recuerdos de cariño hacia ellas, desde luego eres ESPECIAL, como esas marañuelas que cuanto daria yo por tomarme una charlando junto a ti, pero como eso es muy dificil me conformare con hacerlas aunque para que me salgan la mitad de bien que a ti pasaran muchos muchos años jeje, me imagino que tu papa ya estara en casa disfrutando de tus cosas ricas que con tanto cariño y esmero preparas como nadie. Un abrazo muy muy grande

    ResponderEliminar
  17. Nunca las he comido pero vista la pinta que tienen seguro que me estoy perdiendo algo bueno ..
    Besos mil

    ResponderEliminar
  18. Labidú vaya receta, hay que guardarla como oro en paño, seguro que Charo le hubiera encantado verlas.
    Estas no las conocía con esos ingredientes, he visto mucha cantidad, pero nuestras abuelas hacían esos barreños.
    Las anoto y pruebo hacerlas, me encantan estos dulces de toda la vida

    ResponderEliminar
  19. Un recuerdo precioso y unas marañuelas dignas de figurar en cualquier mesa de fiesta.
    Un besín.

    ResponderEliminar
  20. M.J. menudas marañuelas que nos traes ,que pinta mas buena doradinas y con esa forma tan apetecible ,hiciste gran cantidad pero bueno se puede hacer menos y probar claro que tan ricas como a ti no me saldran
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  21. Que bonitos recuerdos Labidu, la receta me la guardo que es un tesoro¡¡¡, besos

    ResponderEliminar
  22. De las marañuelas yo creo que hasta la fecha, no he probado una galleta más rica. Tengo verdadera pasión por esta masa, aunque hay ocasiones en que se me revela y se me abre, pero para cabezona yo, y con la paciencia de Santo Job, logro unirla y hacer unas galletas que sólo con el olor, ya se le pone a uno la piel de gallina jajaja. El día que hago marañuelas, la escalera huele desde el último piso, hasta el portal, de modo que cuando va llegando a casa la familia, ya oigo los aplausos desde el ascensor jajaja. Me llevo tu receta a ver si esta masa me resulta un poco más menejable y seguro que las haré en estos días de fiesta. Te quedaron fantásticas y me ha encantado la historia que las acompaña. Tu madre y tu vecina, cruzando la calle y compartiendo sus dulces experiencias.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  23. ¡Qué delicia de entrada! por las marañuelas y por todo lo demás.
    Esta receta es de las que me imagino haciéndolo en familia, participando desde el más grande al más pequeño....en fin......nostalgia.
    Un besote muy fuerte y que pases una buena semana.
    Mar

    ResponderEliminar
  24. Ricas, tienen que estarlo, pero son tan bonitas que me da mucha pena pensar en comérmelas.
    El poema precioso.
    Besazos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  25. Siempre me emocionas con los homenajes que le haces a tu gente querida, eres única como cocinera y transmitiendo sentires.
    Me encantan las marañuelas pero fíjate que en casa no las he hecho nunca, asi que encantada me llevo la receta y si tengo tiempo, igual caen esta semana.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  26. Fazes sempre bonitas homenagens a pessoas bem especiais minha querida!
    Eu também me chamo Maria Inês, e até celebro este post com alegria :)
    Ficaram riquissimas, adoro estas tuas receitas tradicionais.
    Devem ser deliciosas. Um beijinho.

    ResponderEliminar
  27. Lamento no haber podido venir a visitarte antes, como siempre me encantò leer una receta tan rica y que tantos recuerdos tiene!! las recetas "del pasado" tiene aún más valor. Muchas gracias por compartir la receta y tu preciosa evocación.
    Feliz semana santa

    Benedetta

    ResponderEliminar
  28. Que preciosidad!!!! y que cantidad !!!!me recuerda a las cantidades que preparaba mi abuela, así a puro barreño.. eres una estupenda y emotiva cocinera.. Besoss,

    ResponderEliminar
  29. Hola Labidu no he venido antes que estuve de vacaciones una semana y ya vengo emocionada por tus recuerdos.. y por los mios ... por la poesia ...preciosa y las marañuelas riquisimas y eso que lo tengo pendiente de hacer a ver si me animo y las hago yo hice el bollo de Aviles
    !!!! un besin feliz Semana Santa !!!!
    el toque de belen

    ResponderEliminar
  30. Tenías que venir a impartirnos un curso de repostería a Gijón Labidú.. de verdad que sólo de verlas por dentro se me hace la boca agua.. felicidades de verdad.

    ResponderEliminar
  31. Desde luego es una gozada venir a verte y a ver las maravillas que haces. Además, todo son cosas muy tradicionales y con historia, qué suerte haber conocido a cocineras tan buenas y aprender de ellas. Me llevo la receta, pero claro está que reduciendo cantidades! jajaja

    besos

    ResponderEliminar
  32. ¡Me encanta la pinta que tienen, y la formita!... eso sí, has hecho como para un regimiento, jajaja. Yo tendría que repartir a todo el vecindario.
    Y lo que más me gustan son tus historias, y cómo nos las cuentas. Nos haces vivir aquellos tiempos...
    Un besote.

    ResponderEliminar
  33. Hola Labidú, vengo del blog de Pinky, donde he visto una interpretación de estas marañuelas, las dos están fantásticas la verdad! Y te diré que me ha encantado la entrada, es muy nostálgica, pero profundamente entrañable...me ha encantado.
    Me voy a dar una vuelta por tu cocina.
    Un bico

    ResponderEliminar
  34. amiga mía, quizás mas que esta receta me ha enamorado la historia, se me han saltado las lagrimas pensando en el cariño con que nuestras madres han hecho siempre sus dulces y cuanto la hechas de menos, mi madre ya no puede hacerlos, pues después de varios infartos cerebrales la pobre no tiene fuerza ni movilidad en las manos, pero disfruta muchísimo cuando me la traigo a mi casa y se mete en la cocina a ver como se los hago yo. el verso me ha encantado, tengo que leer mas de esta fantástica poeta. gracias, por todo lo que compartes con nosotr@s desinteresadamente. un beso (y me llevo esta receta, pues es distinta a lo que yo conocía por marañuelas).

    ResponderEliminar
  35. Esto se ve muy bueno, como que me apunto hacerlos... saludos desde http://comidaen365.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  36. Que pinta tan estupenda,me encantan las marañuelas ,la verdad es que las compro mucho y no se por qué nunca las hice, ahora con tu receta intentare hacerlas.
    Besos cris y Laura (la cocinadecrisylaura).

    ResponderEliminar
  37. Me encanta la receta,me puedes explicar la mantequilla cocida cuanto tiempo la pones.
    Gracias y enhorabuena por tu blog,me gusta todo.
    Besos,cris y Laura.

    ResponderEliminar
  38. Vaya dulces ricos, ricos!Me han encantado!Besos

    ResponderEliminar
  39. Hola Ladibú! Una receta y entrada extraordinaria! Como siempre en tus entradas se transmite el cariño con la que las prepara...las marañuelas se ven riquísimas y el homenaje muy dulce! Que recuerdos más bonitos...
    Salu2 preciosa! Me las apunto ya que se meten por los ojos...
    Cocinandovoyrecetandovengo.

    ResponderEliminar