mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

viernes, 8 de febrero de 2013

TERESICAS, las bollinas de crema de mamá

Rellenas de crema pastelera. Fuente: Cocina selecta, Carmen.
Al próximo domingo, el anterior al carnaval, nuestra madre siempre lo denominaba `domingo del gordu´ y siempre nos tostaba bollines: de calabazón, de manzana o bollines sin más. Otras veces, `mantes´ (frixuelos), rosquilles y casadielles.  Pero, independientemente a estas fechas, si nuestro primo Toño anunciaba una visita a nuestra casa, ya la veíamos trajinando con harina y rodillo en mano: le hacía bollines de crema. Tenía, como ya comenté, solamente un libro de cocina, pero le sacó todo el provecho del mundo. Cuando se fue, me quedé sin saber cuál sería la receta que utilizaba para prepararlas, así que poco a poco, fui haciendo las que creía que podían ser, hasta que llegué a ésta. Me prestó hasta la emoción, os lo puedo asegurar. Son muchas las que me quedan por rescatar aún, pero esta receta, mis amigas lo saben, era especial. Siempre que nos reunimos o alguna persona me comenta sus dulces, inevitablemente les preguntaba a ver si daba con ella. Bueno, hoy la publico y si la hacéis, espero que os encanten tanto como a nosotros. Y tú, mamá,  que desde tu estrella, las disfrutes-


Para nuestro primo Toño

Y, cuando se va un trocín de corazón... Os dejo un texto de A.G. Ovies.
 Argos.

La casa, sin ti

Para «Argos»

06.02.2013 | 02:21, La Nueva España

Catorce años juntos, de noche a mañana. Qué días brillantes vistos desde ahora. Fue todo muy rápido, más de lo esperado. Llegó la vejez e invadió tu cuerpo. Se metió en tus huesos, contagió tus órganos, robó el equilibrio de tus blandas patas. Fue todo muy pronto, más de lo previsto. Todos los rincones quedaron desiertos. Quedaron muy solas todas las estancias. Dejaste el vacío que deja un humano, lo mismo que un ser de los que nos quieren, como una persona de las que se aman.


Es todo distinto, así de repente. Nada se parece a lo que eras tú. Te echaron de menos hasta las persianas, y la luz del día sobre el limonero y la mesa vieja del mosaico azul y tu olivo amigo, que mira a la calle y el tiesto de barro sobre el que meabas. Te querían las puertas y los azulejos y la estantería y el lomo del libro que tanto mordiste y la voz del timbre y el sabor del pan y el lápiz de goma y el nudo de hilos y la colchoneta en la que soñabas. Todo es diferente, aunque sea lo mismo. Llenabas el mundo con tus rizos negros, con tus cejas blancas encendías la casa.


Te añoran los brezos, las sillas y el toldo. Todo te requiere, fuera, en la terraza. Te evocan los brotes que caen del camelio y las hojas secas que tira la adelfa. Y la regadera y el sanjuán de abajo. Y algún abejorro que vuela hasta al polen joven del narciso. Y el jazmín que cuelga junto a la ventana. Y las escaleras que subiste a diario. Y el color del cielo, al caer la tarde. Y el rumor del mundo, en torno a la noche. Y la intimidad que inflaman las lámparas. Dejaste una herida grande, muy profunda, como la que se abre al perder las cosas que más significan, una época bella, una compañía fiel y generosa, la sinceridad de una mirada.


Ceniza. No hay más. Ese lapso inane entre todo y nada. Ese vano previo a la incertidumbre de lo más certero. Volveremos juntos, si es que regresamos a nuestros orígenes, a corretear por la primavera, a lanzarte un palo, a jugar con lascas. Catorce años juntos. ¡Qué fugacidad! Quedaron muy tristes tu hueso y tu erizo, tu nombre y tus trapos, todos tus muñecos, todas tus costumbres. Lloró la jirafa.


Se pueden rellenar con duce de ciruela, dice la autora del libro. Mamá siempre las rellenó de crema pastelera.
Para las teresicas, necesitamos: (24 unidades)
Así de hojaldradas.

  • 250 gramos de harina
  • 50 ml de vino blanco
  • 25 gramos de manteca
  • 100 gramos de mantequilla a temperatura ambiente
  • 100 ml de agua
  • 5 gramos de levadura prensada
  • una cucharadina de azúcar
  • un pellizco de sal
  • crema pastelera ( la cantidad que se consigue con medio litro de leche)
  • azúcar para envolverlas
  • aceite para freírlas
Elaboración:


Ponemos en un cazo el agua, la sal, el vino blanco, el azúcar y los 25 gramos de manteca ( le puse mantequilla cocida). Se pone al fuego y cuando hierva se retira y se deja templar. En ese momento, añadimos la levadura y la mezclamos bien. Se deja que enfríe por completo. En  la mesa de trabajo se coloca la harina tamizada en volcán.

Se echa en el centro el contenido del cazo y se va mezclando bien con la harina hasta conseguir una masa suave y elástica.(Os sorprenderá lo bien que queda). Se estira con el rodillo en forma de un cuadrado de aproximadamente 25 centímetros de lado.
Se pone la mantequilla en el centro y se va doblando sobre ella la masa,

y una vez cerrada, se le da la vuelta. Se espolvorea de harina y se estira con el rodillo, desde el centro hacia arriba y abajo y desde el centro a derecha e izquierda hasta formar un rectángulo. Se hace un doblez sencillo (Véase hojaldre)
Se espolvorea de harina la mesa de trabajo y la masa y se estira hasta que quede lo más fina posible. Con un aro de 8-10 centímetros, se van cortando, se les pone una cucharada de postre de crema pastelera en el centro,

se doblan al medio y se cierran, presionando bien con un tenedor. No hace falta humedecer el cierre,se pegan las dos capas  estupendamente. La masa que va quedando entre corte y corte, se va doblando y espolvoreada de poca harina, se vuelve a estirar las veces que necesitemos, aunque no quedan tan hojaldradas, están bastante bien.
En abundante aceite caliente, se van friendo.

Se van colocando sobre papel de cocina y cuando estén TEMPLADAS, se van envolviendo en azúcar. Una vez frías, listas para degustar.
Os aseguro que están riquísimas.

Con la crema...

Y así de hojaldrada la masa. No hay nada como las recetas de siempre, ¿verdad?

¡¡¡ A VER SI VOS PRESTEN!!!

37 comentarios:

  1. ¡¡Riquísimas a la vista y a la emoción!!
    Cada receta de casa trae una historia o dos adosada y, cuando las manos se ponen mayores o se van poco a poco diciéndonos adiós, nos dejan la responsabilidad de mantener los sabores y el sentido de las cosas, el alma que conlleva una masa al elevarse...
    Es una fecha importante en la casa cuando la luz se extiende en los que nacen y aumentan las estrellas en la constelación de Argo Navis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rosa. Aprovecha la sabiduría de quién te precede, tú que aún puedes. Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que me alegro muchísimo que consiguieras averiguar esa receta, máss que nada por los recuerdos que nos relatas y que seguro que te volverían de repente cuando lo conseguiste.
    Tienen una pinta riquísima.
    Por cierto, una mujer muy guapa que era tu madre
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Labidú me parecen geniales con esa crema por dentro, me encantaron pero lo que más me ha gustado es con el cariño que recuerdas las tardes previas al carnaval con las recetas de tu madre.
    Seguro que las disfruta esté donde esté.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  5. Me has emocionado profundamente. Siento mucho lo de Argos. Este verano a mi prima también se le ha ido su Capi, un perrín de aguas precioso que vivió 15 años con ellos y que los ha dejado con el alma apretujada , añorándolo dia a dia......
    Las teresicas no dudo por un segundo que han de estar deliciosas con esa masa hojaldrada . Un precioso homenaje a tu mami , que desde esa estrella estará mas que orgullosa de ti.
    Besinos mil.

    ResponderEliminar
  6. Cada vez que entro en tu blog me emocionas, haces tus entradas tan entrañables que es una satisfacción visitarte y leerte.
    Y llevas toda la razón del mundo no hay nada comparable con las recetas que nos dejaron nuestros antepasados, a pocos ingredientes sabían sacarle el máximo partido posible y hacer cosas tan ricas como las hollinas que tu nos traes hoy.
    Para mi es un lujo visitarte, muchos besosssssss

    ResponderEliminar
  7. Los dulces me han parecido una delicia pero esos recuerdos de tu madre me han emocionado. Mi madre consiguió las recetas de mi abuela y me las apuntó en una libreta, eso para mi es una joya!!

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Que bello texto Labidú. Y los bollínes de crema tienen muy buena pinta. Yo los he hecho con masa de hojaldre.
    Recuperar lo que nos dejaron los seres que queríamos es ciertamente un lujo además del recuerdo.
    Bss

    ResponderEliminar
  9. Estoy segura que allí donde esté estará super orgullosa de como las has hecho, y el empeño que les has puesto. A mi me encantan las de crema, y ver tu paso a paso me ha ha servido de mucho. Mi madre las hacía estirando la pasta y cortando con el cortador de pasta, pero me salen de distintos tamaños. Contigo he aprendido a hacerlas iguales. Gracias. Una emotiva entrada paisana.
    Besinos y feliz finde

    ResponderEliminar
  10. Chiquilla, ¡¡¡que yo sigo a dietaaaa!!!!, me encantan todas las recetas que subes y más si se tratan de recetas con historia. besitos

    ResponderEliminar
  11. Me has emocionado muchisimo, mi madre hacia cosas maravillosas con una decoracion envidiable, todo el mundo la conocia por su buena cocina y se me esta olvidando de todo, que tristeza,solo me dice Mary (que es como me llama), por que no anotaria muchas cosas, por eso que es una suerte poder recuperar cosas de tu madre, que una hija puede tener, besos y que tengas unos buenos carnavales.

    ResponderEliminar
  12. Bueno Labidú te mereces unas cuantas estrellas de cocinera, me ha encantado la receta porque esas bollinas cuando las comía yo en Avilés.. me ponía las botas, ahora gracias a tí tengo la receta.. y sobretodo me has emocionado con la dedicatoria a tu madre.. Gracias..

    ResponderEliminar
  13. ¡Menudo bocado exquisito!
    Es cierto que como las recetas antiguas nada. y ésta que has rescatado de tu madre es una joya.
    ¡Cuánto se les echa de menos!
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  14. Ay Labidú, no sé por dónde empezar.. Es uno de tus mejores posts, te lo dije ya pero no me cansaré de repetirlo, tienes que escribir un libro, es una joya lo que tienes en tu memoria, no puedes privarnos de tanta belleza, las recetas son todas muy buenas, pero libros de recetas hay miles, el tuyo sería un libro de recetas con todo el sentimiento del mundo, con unos recuerdos únicos que no podremos encontrar en ningún otro sitio, anímate, por favor.
    Qué mujer más guapa, guapísima, por dentro ya sabíamos, parece una muñeca, éso solía decirme mi madre, tú también tienes que serlo, a la fuerza.
    Ya sabes que me encanta cómo escribe Aurelio pero hoy.. qué llorera, tuve un perrín que encontré en la calle y solo me duró un año el pobrín, parece que escribe lo que yo sentí entonces: fiel, generoso, mirada sincera, qué recibimiento me hacía, qué alegría la suya cuando llegaba yo a casa, el vacío que me dejó es más grande que el de muchísimas personas, quizá quien no haya tenido nunca un perro no me entenderá, pero es así, son cosas de la vida, como dice el poeta.
    Ay txiki, millones de gracias y de besinos!

    ResponderEliminar
  15. Besinos Maritxu, gracias por tus, siempre, cariñosas palabras y apoyo. Los perros son tan fieles, que cuando se van, se nos muere un trocín de corazón con ellos. Pero nos dejan el recuerdo siempre alegre de su estancia. Besinos amiga y gracias por las alabanzas a mi madre, era un buena persona.

    ResponderEliminar
  16. Hola Labidú.

    Me sumo a todos los comentarios, visitarte siempre es especial, tus recuerdos, tus sentimientos, tus emociones las plasmas con tanto cariño que siempre emocionas. Además de traernos siempre recetas extraordinarias que personalmente me encantan. Y como somos vecinas tu cocina siempre me es muy familiar, mi madre también hacía bollinas rellenas de crema, aunque la masa no era igual que la tuya, nos las preparaba muchas veces, daba igual que fueran carnavales o no, llegar del colegio a la hora de comer y encontrar sus dulces ya con eso bastaba para que a mí se me alegrara el día, cómo me prestaban. Son recuerdos que quedan para siempre y es que estas recetas tan nuestras y tan especial hay que tenerlas como oro en paño. Me alegro muchísimo que consiguieras recuperarla, nos has hecho pasar un rato muy especial. Y después de este rollo solo me queda felicitarte por lo fabulosas que te quedaron, buenísimas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  17. Tus recetas me enamoran cada vez más, me encantan que nos traigas las historias de cada una de ellas, los detalles, las personas, están llenas de encanto y tradición y el poema para que más.
    Tu madre era guapísima y una gran cocinera.
    Seguro que tu primo Toño, os visitaba más a menudo para comerse estas teresicas.
    Toda una delicia estas Teresicas, te han quedado espectaculares.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  18. Que buenas son las recetas de antes ,por lo ricas que estan y por los recuerdos que nos traen.Que guapa era tu madre y con cariño la recuerdas ,eso significa que era una persona maravillosa .
    La poesía casi me hace llorar ,yo tambien tuve un perro y cuando se fue dejo un vacío,igual que el que nos dejan las personas que queremos .besinos

    ResponderEliminar
  19. Una receta familiar fantástica, igual que tu paso a paso que siempre me encanta.
    Siento lo de Argos.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  20. todo un lujo de receta, como siempre, toda una tradición en la cocina, que no se puede perder, excelente entrada, como todas. Besos. Lola

    ResponderEliminar
  21. É sempre uma satisfação ler-te. Sempre falas das tradições, da família, um enorme carinho em cada post. Por cá também se chama domingo gordo, mas não há tradição de fazer nenhum doce especial. Em certas zonas do país sim, fazem-se uns fritos. Há uns semelhantes a estes mas que se recheiam com doce de grão de bico, as azevias ou outros com doce de ovos e amêndoas. Ficaram bem gulosos! :)
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  22. Llegar a tu cocina, es siempre empaparse de emoción. Emoción a las que nos gusta cocinar, porque siempre nos sorprendes con recetas tradicionales, y que nos transportan a recuerdos de infancias felices, y emoción porque con tus recetas, siempre viene ligada una historia llena de sentimiento. Les bollines, hace tantos años que nos las tomo, que se me habían olvidado. También las preparaba mi madre, siendo yo niña, pero ahora me toca a mi cocinar para ella. Es un dolor que jamás se supera del todo cuando se nos van, pero también lo es verlas cómo dejan de ser aquellas en las que nos protegíamos, para pasar a ser a las que hay que proteger. ¿Dónde quedaron aquellos padres, que ante la menor eventualidad, siempre tenían el consejo acertado... la fortaleza de la protección, o simplemente el desahogo de poder contar aquello que nos agobia? ¡¡Qué solos nos quedamos!!
    De todos modos, con recuerdos como el de les bollines, no se van del todo. En cada preparación, en cada olor, en cada bocado... ellos están presentes y se recuperan tiempos pasados. Yo ahora, soy quien le proporciona felicidad. Hoy con los frixuelos :-) Pero echo de menos a aquella madre fuerte, vital... no estamos preparados para verlos cómo se van apagando.
    Me llevo la receta de les bollines. Tienen el aspecto de las que yo recuerdo y era "una experiencia religiosa". ¡¡Cuánto me alegro de que finalmente, hayas logrado "la receta". Estoy segura de que tu madre, ta llámbiéndose de gusto y de felicidad, por tu logro, por tu recuerdo y por tanto AMOR.
    Era guapísima, y como la cara es el espejo del alma, tenia que ser bondadosa a la fuerza. De no ser así, tampoco habría tenido la hija que tiene :-)

    Un besín, y feliz y goloso carnaval.

    ResponderEliminar
  23. M.J. ,que contenta tiene que estar tu madre en su estrella viendo a su hija aqui abajo con ese corazon tan grande que tienes y ese cariño que pones en todas tus recetas y sobre todo en las que te recuerdan a ella ,eres lo mas ....
    A mi me recuerdan tambien a la mia ,que las hacia de crema a veces ,(a mi de pequeña me gustaban mas que las de nuez )pero no de hojaldre ,y nos sabian a gloria bendita
    Estas deben estar superiores ,menuda pinta que tienen
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  24. Una masa estupenda y el relleno con crema está para chuparse los dedos, por aquí se hacen unas parecidas con cabello de ángel.
    Qué guapa era tu madre y seguro que una gran persona y tú has salido a ella.
    Besos.

    ResponderEliminar
  25. como siempre amiga me emocionan tus entradas y las poesías, siento mucho la perdida de vuestro fiel compañero, creo que sentiréis lo mismo que cuando se fue mi buena amiga "Nuca", pues realmente son parte de nuestra familia. me alegro que nos descubras esta rica receta, segurísimo que deliciosa.
    es muy parecida a la que se hace en mi casa desde siempre, por lo menos en forma y hojaldrada, aunque he de decirte que la mía mas facilita, ves a verlas, son "las empanadillas de bizcocho", pues en extremadura se rellenan casi siempre de masa de bizcocho, aunque algunas veces yo también las relleno de crema o cabello de ángel. un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. Alla por donde este tu madre, seguro que en el balcón de las madres buenas,yo siempre digo que se situan alla en lo alto ydesde alli nos vigilan para eu todo nos vaya bien y nos aconsejan y acompañan, alli esta mi madre y mi padre y seguro que tambien la tuya.

    Que decirte de tu Argos,,te comprendo perfectamente, yo tuve un Sharpei durante catorce años y pico y cuando se fue para mi tuve la sensación de que se habia ido un amigo, que digo,,un familiar y muy cercano, lo recuerdo todos los dias y yo sabia que el no podia vivir como estaba , no podia , su cuerpo, su mirada, ya no eran suyos, la vejez se habia apoderado de el y en ese preciso momento emprendio su viaje y quedo en nuestro corazon para siempre jamás.

    Bueno y los bollitosssssss, de miedo,,,aunque estoy a regimen,,me parece que estan increibles.

    Una brazo grande guapa

    ResponderEliminar
  27. Me gusta venir por aquí y leerte pero hoy me has hecho llorar... por el bonito recuerdo que tienes de tu madre y sobre todo (si, sobre todo) por lo de tu perrín... yo se bien lo que sientes porque adoro a los animalinos de casa, son lo más cariñoso y lo más fiel del mundo, ya podrían aprender muchos... otro día vengo a por la receta que hoy me quedé sin ganas de leerla!

    Besos

    ResponderEliminar
  28. una receta supoer rica y llena de recuerdos y encima con mi nombre, jaja...me ha encantado! un besote

    ResponderEliminar
  29. Una receta deliciosa y muy bien trabajada, muy ricas. Más con el trasfondo sentimental de tu escrito. Esas palabras para el recuerdo de tu madre me han emocionado, tienes una manera sensible, delicada y cariñosa de explicar tus emociones y recuerdos entrañables.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  30. Una entrada preciosa, como todo lo que tu haces por que lo haces con el alma y eso se nota desde el primer párrafo , tu cocina tiene que oler a gloria bendita y no solo por las recetas tan entrañables que haces si no por el sentimiento que pones en ellas , felicidades !
    Un besito

    ResponderEliminar
  31. Ay, la vida, la vida, momentos alegres, momentos tristes...siento mucho lo de tu perrín.
    La entrada ha sido muy buena, qué bien sabes transmitir, seguro que tu mami está vigilando todo tu buen hacer.
    Me ha gustado pero que mucho la receta, lo que me pasa últimamente que tengo que intentar "coserme" la boca y sobre todo del dulce...he cogido unos kilos que no me los quito de ninguna forma.....ainss.
    Que pases una buena semana
    Bss
    Mar

    ResponderEliminar
  32. tu madre guapisima, es una entrada que aunque contiene una receta genial, me han dado muchas ganas de llorar, argos... :(

    ResponderEliminar
  33. Qué entrada mas bonita, nuestros seres queridos permanecen en nosotros, en nuestro recuerdo y en estas pequeñas cosas tan importantes: dar con esa receta que reaviva nuestros recuerdos. Una receta deliciosa. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  34. Siempre emocionante visitar tu blog!!! y si además nos encontramos dulces tan ricos como estos rellenos de crema.. un pecado!!! Besossss,

    ResponderEliminar
  35. Una entrada bien bonita!!! Creo que eso de las recetas nos ha pasado a más de uno. A mi me ocurre con algunas recetas de mi madre, que para mi desgracia no tengo y que intento hacer con lo que recuerdo hasta conseguir ese sabor que se recuerda con tantísimo cariño y que satisfacción da cuando se consigue!!!
    Es una receta bien rica, que seguro habrás disfrutado mucho.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  36. Hola Labidu venir a verte es siempre un viaje precioso, en el tiempo me hace siempre recordar hitorias vividas siempre me emocionas tus historias estoy de acuerdo que tendrias que escribir un libro ...lo haces genial. Tu madre guapisima y los animales es que forman parte de la familia y las bolinas bueno pa ir a confesar despues por que son de pecado mortal me ha encantado todo todo todo es una satisfacion venir a verte de verdad me encanta aunque siempre me emocionas ....
    !!!! un besin !!!!
    el toque de belen

    ResponderEliminar
  37. Con estas tersicas me pongo más redonda de lo que estoy pero que importa!!! Si están de vicio, tan crujientes y además con crema dentro irresistibles!!

    Beso enormes.

    ResponderEliminar