mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

lunes, 14 de enero de 2013

POTE MARINERO DE MERLUZA Y ALMEJAS




En nuestra región, sobre todo en los pueblos marineros, hacer potes de pescado es bastante frecuente. Vale todo. Tanto pescados blancos, azules, de roca... En este caso es con merluza, ahora que está tan barata hay que aprovechar. Doré un poco la merluza previamente para que los trozos no se deshagan entre el caldo y así no encontrar espinas al comer. Además al rebozarla con harina, espesa un poco el pote. Utilicé una merluza entera para hacer el caldo con la cabeza y demás restos, pero si lo preparamos con lomos, es muy fácil quitar todas las espinas con unas pinzas normales. Las almejas son congeladas. Las dejo en agua con sal, sin descongelar, dentro de la nevera, la noche anterior a la preparación. Así sueltan la posible arena y no pierden nada de sabor. Es un plato barato y, aunque parezca un poco latoso, merece la pena.

Dentro de poco, a principios de febrero, se celebra en nuestro concejo la festividad del Santo Cristo del Socorro y es muy popular la calderada de pescado. Se hacen honores, de esta manera, a todos los pescadores de nuestras parroquias marineras. Este año, una vez más, os prepararé otro plato de pescado, si Dios quiere. Mientras tanto, os dejo con este de merluza.




Más libertad, más voz. Más ira en la palabra. Nos han envenenado la entereza. Nos han traicionado hasta con el silencio. Nos han descuartizado la confianza. Ha llegado la hora de descastar desdichas y estas tribulaciones que asfixian hasta el aire. Es el mejor momento para arrasar con todo lo que ha sido mentira, con todos los que han ido trazando esta congoja, con falsarios, ladrones y sofistas. Para asolar sospechas, aprensiones, discordancias. Desmantelar designios, ignominias, dividendos y usura. Es época de triunfo y esperanza. El instante preciso para evadir el peso de los amos. Y que reyes y códigos cierren definitivamente sus solapas.

Es el tiempo de repartir el oro de los duques, las minas del mediocre, el botín de los pícaros, las ciudades ocultas, el néctar exquisito, la salud del monarca. De detener el pie que nos humilla, de desgajar la mano que nos prensa, de tabicar los ojos que sindican, de aniquilar el mal que nos aplasta. Es la ocasión propicia para igualar el ras y las desproporciones, para hermanar los desiertos y el piélago, para ofertar el sueño y la certeza, para brindar futuro donde no hay ni presente. Para quemar el germen de las iniquidades. Para replantear la partición del pan, para reconducir la dirección del agua.

Es buen ahora para horadar enigmas y recelos. Para sentirse vivo y valeroso. Para dejar a un lado narcisismos, remilgos y desganas. Para exigir porqués y lo que es nuestro. Para recuperar un poco de amor propio. Para hacernos oír ante los jueces, ante sus indolencias y sus máscaras. Para dejar de ser endebles entidades, risibles espantajos. Es un ahora único para desposeerse de marbetes y clanes, de credos y de lemas, de líderes y piaras. Para desbaratar altares y apotegmas. Para desubicar topografías y lindes. Para reorientar tributos e intenciones. Para transparentar conjuras y atentados, convenios y patrañas.

Es tiempo de gritar con gritos muy tranquilos, con firmeza serena, con fines infalibles, con voluntad intacta. De desprender la bruma que arrastramos, la herrumbre que nos merma, la sumisión, el frío, el descontento, la poquedad, la rabia. De escribir, para siempre, el despecho y las sombras. De estampar, como nunca, decisiones y rúbricas que nos identifiquen con entes virtuosos, con seres animosos, con seres que se entienden, con seres que se aman. Es la estación idónea para aullar al unísono: basta. Para, desde la paz, vociferar sin tregua: ¡Basta, basta. Ya basta!
(La Nueva España, 21-11-2012)




Para el pote marinero, necesitamos:

  • 1 merluza del pincho, sin piel ni espinas, en trozos
  • 1 kilo de almejas congeladas
  • 1 bote de pisto 
  • un vaso de vino blanco
  • aceite de oliva
  • unas hebras de azafrán
  • 1 kilo de patatas en rodajas gruesas
Para el caldo
  • la piel, las espinas y la cabeza de la merluza
  • dos zanahorias
  • un manojo de perejil
  • un puerro, solamente la parte blanca
  • una cebolla
  • sal

Preparación:

Empezamos preparando el caldo. Ponemos en una pota alta la cabeza,  las espinas y piel de la merluza, con las verduras. Cubrimos con agua fresca y dejamos que hierva, para que espume. Con ayuda de una espumadera,  que sumergimos repetidas veces en agua fría, quitamos toda la espuma que queda por arriba. Dejamos hervir suavemente, no más de veinte minutos, para que se mantenga el buen sabor del pescado.
Separamos el pescado y las verduras y colamos el caldo. Pasamos por harina los trozos de merluza, los sacudimos, para eliminar el exceso y los doramos en una sartén con un poco de aceite de oliva bien caliente.
Mientras doramos la merluza, ponemos a cocer las patatas en el caldo, con unas hebras de azafrán y sal. Ponemos solamente el caldo de pescado.

Terminamos de dorar la merluza, en el aceite que queda ponemos el vino y  dejamos que reduzca un poco. Lo colamos.
 Colocamos en una pota las patatas, si queda algo del caldo de cocerlas, lo ponemos. Por arriba, disponemos los trozos de merluza y el pisto,  dejamos caer por encima del conjunto el aceite con el vino.

En otra pota, colocamos las almejas bien escurridas. Tapamos y ponemos a fuego fuerte. En el momento que se empiecen a abrir, apagamos el fuego, las escurrimos, colamos el caldo resultante en una manga de café y ponemos las almejas y el caldo por arriba,  en la pota del pescado. Dejamos al fuego unos minutos, para que se integren los sabores.
Y listo para comer, bien caliente.

Los trozos de merluza quedan enteros y muy jugosos. El caldo y las patatas, con un sabor muy bueno.
¡¡¡ A disfrutar !!!

36 comentarios:

  1. Muy rico el pote.
    Espero que prepares muchos ricos platos de pescado.
    Besitos.
    ;-D

    ResponderEliminar
  2. Llego, veo, huelo, leo, siento, aplaudo y me voy dejando una rosa en la ventana.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu plato!! me comería una buena ración. Mi madre lo prepara muy parecido y es todo un lujo!
    besiños

    ResponderEliminar
  4. ¡Ummmmmmm!!!, que ricura paadre cura (esto se dice en mi tierra mucho, tiene que estar de rechupete, otra de tus recetas que tengo que probar. Besos fuertes y feliz 2013.

    ResponderEliminar
  5. Qué post más completo has hecho hoy...
    No conocía este plato asturiano tan rico, no quisiera perdérmelo, así que tomo nota.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué rico Labidú, siempre sorprendiendo con tus recetas!!
    Un beso guapa y que tengas una linda semana!!

    ResponderEliminar
  7. Yo voy adelantando con esta calderada tan rica.
    Besos y feliz año,
    Vero

    ResponderEliminar
  8. ¡Menudo mojeteo!! Me encanta la idea del bote de pisto, porque ahorra tiempo, y como siempre tengo congelados tarros con caldo de pescado o gambas, pues se convierte en un plato rapidito de cocinar, aunque imagino que si se prepara el día anterior ganará en sabor ¿verdad? No sé, probaré de todas formas. Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. Uf niña dan ganas de hincarle el diente a la pantalla, vaya platito que nos has preparado hoy, vamos que me iba a tu casa sin pensarmelo. Besos linda

    ResponderEliminar
  10. ay que pote mñás rico labiiiiiiiiiiiiiiiiii :) me ha encantado, y lo bien que viene un dia como hoy, madre mia que dia!! al calorcin en casa mejor que en ninguna parte lástima que tenga q salir :( un besucoo linda

    ResponderEliminar
  11. Tiene una pinta deliciosa, a mi marido se le saltarían las lágrimas así que me apunto la receta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
  12. Madre mía que pote te has marcado!!!!!! si yo siempre le digo a mi marido, que como se come en la costa, en ningún lado. Además de que el aire marino te hambre el apetito. Me encanta!!! Me han entrado ganas de costa chica, que hace tiempo que no voy, me da igual el frío...
    Besinos

    ResponderEliminar
  13. M.J. estos potes con pescadin son un bocado delicioso y menuda pinta tiene esta merluza con las almejas un plato de domingo ,que manos tienes amiguina
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  14. Siempre he hecho este plato con salsa verde pero hay que ver qué colorcito tiene el tuyo, no oy a poder resistirme a hacerlo.

    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Interesting post. I really like it.
    Super blog. Yours. ^ ^
    Have a nice day. ;)
    + Welcome to my blog.
    If you want to put it in your followers.

    ResponderEliminar
  16. Mi querida amiga, te ha quedado un plato marinero maravilloso. La verdad es que estas recetas de los hombres y las mujeres del mar son siempre magníficos y deliciosos tesoros. En este caso me ha encantado el color tan bonito que le ha quedado al plato y me imagino que el sabor de esas patatas debe ser maravilloso. Mil besicos amiga para ti y para mi amigo de Asturias. Por cierto, me uno a ese BASTA del poeta.

    ResponderEliminar
  17. Me gusta mucho tu receta, eso de la merluza con patatas me encanta.
    Besazos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  18. que rico !!!! me encanta la merluza y las almejas, tengo que hacer esta receta, besitos

    ResponderEliminar
  19. Riquísimo plato para atajar los fríos y calentar los estómagos
    Besitos

    ResponderEliminar
  20. Me encantan los guisos marineros y ahora en invierno calientan el cuerpo sin cagar demasiado el estómago. Tiene un colorcito muy bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Da gusto volver al mundo bloguero y encontrarnos con estas maravillas de calderetas...estos platos son de los mejores que podemos preparar...encima nos gustan...a mi personalmente, muchisimo...
    Besos

    ResponderEliminar
  22. Estos guisos de pescado y patata son una delicia, completos y calientes para el tiempo.. Riquisimo!! besosss,

    ResponderEliminar
  23. que buena pinta tiene este pote,bien sano y apetecible con el marsquito...de 10! un besote

    ResponderEliminar
  24. Y los guisos marineros, nadie mejor que los que viven cerquina de la mar para bordarlos, como tu lo has hecho. Un platín de esos que levantan el ánimo y la moral cuando uno llega a casa aterido de frío, y se encuentra un humeante platín de merluza marinera. ¡¡Riqísimo!!

    Un besín.

    ResponderEliminar
  25. Aquien no le gusta estoooo¡¡¡ yo creo que si estas malita hasta te cura enseguida, que bueno lo has hecho me encanta y tu lo bordas, besos

    ResponderEliminar
  26. Querida labidu,
    por cá chamamos de caldeirada a este tipo de prato.
    Super rico e delicioso com sabor a mar.
    Adoro pescada e ameijoas, deve estar delicioso.
    Cá em casa são super apreciados, o meu pai adora.
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  27. Que rico.
    Se me ha roto el ordenador y no se cuando puedo volver ni como. Seguramente tendremos que comprar otro. A ver si recuero todos los ficheros.
    Si o vengo esa es la razón.
    Bss

    ResponderEliminar
  28. Hola Labidú,que rico se come en tu casa,los platos marineros son exquisitos .besinos

    ResponderEliminar
  29. Para mi es toda una delicia, esos sabores son irresistibles!

    Besos.

    ResponderEliminar
  30. Te ha quedado delicioso, me encanta. Con el fresquito apetece todavía más. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar
  31. Que pinta tan deliciosa, y ahora con el frio viene de miedo.
    Buen finde

    ResponderEliminar
  32. Qué delicia de guiso, me encantan los platos marineros con patatas...
    De lo más apetecible.
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  33. Lo mío con las almejas no tiene nombre, me lanzaría a todas las recetas.
    Buenísimo este pote.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  34. Qué rico, cualquier pescado con patatas es un manjar, de ésto sabéis mucho en la costa asturiana.
    Muy cierto todo lo que dice Aurelio. Como no hagamos oír nuestra voz, nos hunden del todo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si que está rico Maritxu, con cualquier pescado que lo prepares, ya sabes que le da muy buen sabor a las patatas.
      Está la situación muy mal, me apena pensar en las personas que tienen tantas necesidades... Besinos amiga.

      Eliminar
  35. Que pote tan rico¡¡ quien fuese patatina para bañarse en esa salsina¡¡¡

    ResponderEliminar