mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

jueves, 24 de enero de 2013

FABES CON MEJILLONES Y GAMBAS

Un plato muy rico.
Con este frío que hace apetecen platos calientes y bien contundentes. La idea para preparar estes fabes me la dio mi prima María Jesús. Ella tiene que cocinar con muy pocas grasas ya que en la familia hay diabéticos. Y las hace con mejillones para poder aprovechar les riques fabes de su huerto. Resulta un plato muy rico y mucho más suave que la típica fabada con su compango. Si os gustan les fabes y también el sabor a mar, no dudéis en prepararlas, seguro que triunfáis. A nosotros nos gustaron mucho. Desde aquí le doy las gracias a mi tocaya.

Un texto de A. G. Ovies:
La isla Barrosa, Bañugues, con la mina y temporal. Foto de Bárbara García.
En algunos pueblos que quedan duele el tiempo, silba la soledad, huele a melancolía. Mancan las ausencias y el olvido mucho más que entre las multitudes y las prisas de las ciudades. Los pueblos son espectros de una existencia arcaica, donde nada cambia, nada permanece, nada prorrumpe, nada palpita.

Las garras del tiempo brotan en los muros caídos, en las contraventanas que ya no se abren, en los altos caserones arruinados y en las sebes que tupen los caminos y en los esqueletos de las ermitas. En el silencio de las tardes y en los hierros que pudren en las escombreras. Todo es futuro pasado en los pueblos que persisten, aun sin vida. Se percibe en las paredes agrietadas, en las rosas confusas, en las veletas atragantadas y en las eras desiertas y en los pomares y en las paneras resentidas.

Las únicas imágenes de vida, en muchas ocasiones, son avisos de muerte, indicios de derrumbe, huellas de despedida: las chinchetas, la esquela en los postes de la luz, la ropa de un difunto que quema en una hoguera, el somier que se pudre en la antojana, el tendal derribado con unas cuantas pinzas, el gallinero solo, abandonado, un remolque entre zarzas, un bidón, una fuente, un armario, un establo, un canalón vencido, un pozo seco, unos gatos hambrientos, unas chapas partidas de uralita.

Nada de lo que fue. Si los muertos volvieran, echarían de menos a los niños, temprano, el canto de los gallos, el fruto de los árboles, el rumor de las cuadras, la voz del panadero, la mañana encendida. Preguntarían qué ha sido de la tienda, del chigre, de las horas de charla, de la fe, del local del barbero, del molino y de la harina. Preguntarían por qué nadie camina a ningún sitio, por qué nadie recoge la cosecha, por qué no hay animales en las cuadras, por qué nadie se da los buenos días, por qué todo se compra y nada se elabora, por qué no sabe nada a verdad de verdad, por qué nada perdura y todo se tira.

En los pueblos el tiempo es más sincero y más triste, sí, eso es cierto. Pero punzan profundo sus espinas. Uno se echa de menos a sí mismo, añora en cualquier parte su esencia y su linaje. Uno cruza los días y se asume perdido. Uno sale a la noche y todo, menos la luz de las estrellas, agoniza.

(La Nueva España, 3-10-2012)




Sin grasas.

Para les fabes con mejillones y gambas necesitamos: (12 personas)

  • 1 kilo de fabes asturianes de buena calidad
  • 1 kilo de mejillones
  • 1 kilo de gambas peladas (yo congeladas y descongeladas en la nevera desde la noche anterior)
  • 1 cabeza de ajos
  • dos cebollas
  • un buen manojo de perejíl
  • un vaso de vino blanco de buena calidad, para abrir los mejillones
  • azafrán en hebra
  • aceite de oliva

Elaboración:

Lo primero, preparamos los mejillones para descascarlos como en la receta de mejillones en salsa verde (pincha aquí). Reservamos los mejillones por un lado y el caldo resultante, bien colado por otro lado.

La noche anterior a la preparación, ponemos les fabes a remojo, en agua fría abundante, pues hinchan mucho. Las escurrimos bien y las ponemos en una pota cubriéndolas con agua fría. Las dejamos que hiervan. Las espumamos ayudándonos de una espumadera que sumergimos repetidas veces en agua fría.
Una vez bien espumadas, ponemos la cabeza de ajos,entera, sin pelar, las cebollas y el manojo de perejil. Ponemos también el azafrán. Dejamos que cuezan, destapadas, a fuego bajo y añadiendo agua FRÍA, a medida que lo vaya necesitando. Cuando la cebolla esté blandina al pincharla con un tenedor, la sacamos y  los ajos (que pelaremos ) y el perejil  y lo trituramos todo con  el aceite  y el caldo de cocer los mejillones.
Añadimos el caldo resultante a les fabes y dejamos que sigan cociendo, hasta que queden bien tiernas. En ese momento, ponemos los mejillones reservados y las gambas y dejamos que cuezan unos cinco minutos. Comprobamos de sal. Apartamos del fuego y  dejamos reposar una hora, mínimo.
Pasado este tiempo de reposo, calentamos bien y servimos, bien calientes.
Y un plato riquísimo.
¡¡¡¡¡A disfrutar en la mesa!!!!!



26 comentarios:

  1. Ladibu me estas dando de lleno con estas fabes es una legumbre que la comeria dia si dia no, tanto con carnes como con pescados, que buen plato y con esos mejillones no me lo perderia, besos guapa

    ResponderEliminar
  2. Labidú, qué plato tan bueno y de cuchara!!
    Me viene de maravilla, qué frío está haciendo aquí!
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Como bien dices, con el frío que está haciendo se apetecen platos de cuchara que nos hagan entrar en calor como estas ricas fabes.
    Un besito desde Las Palmas y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Que ricura de receta ... a las fabes le va muy bien tambien el marisco y como bien dices calentito es un plato ideal para estos dias de frio .
    Besitos

    ResponderEliminar
  5. como me gustan las legumbres con el sabor a marisco, ya hace tiempo que no preparo unas judias blancas con gambitas, estas tuyas para gozar. besos linda

    ResponderEliminar
  6. qué pasada que plato más completo...mmmm esto en casuca con la chimenea cerca, luego el sofá la manta, un robot q nos lave los dientes sin tener que levantarnos..jajajajaja gloria bendita. Un besuco

    ResponderEliminar
  7. ohhhhhhhhhh paisana, la pota era curiosa!!!!!!!!!! que ricas por dios, yo tengo muchas ganas de hacerlas o así o con almejas, pero mi madre dice que eso es estropear las fabas jajaja, es de las de antes, antes....
    Y yo le digo: será por fabas ma!!! . Así que a ver si un día de estos las pongo a remojo y le doy la sorpresa y luego igual ya no diz lo mismo
    Besinos, un sobresaliente alto jaja

    ResponderEliminar
  8. M.J.a mi les fabes con cualquier cosa me vuelven loca ,y asi con marisquin estupendas ,pues como bien dices tienen muy poca grasa y a mi estomago le sientan de maravilla ,estupendo plato amiguina
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  9. Es increíble lo ricas que están las fabas con productos del mar,yo las he llegado a hacer con restos del marisco de Navidad y resultan muy buenas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. mmmm que pinta tienen esas fabes con estos días de frio !!!!
    feliz fin de semana, un besito

    ResponderEliminar
  11. Madre mía que buenas!
    Quiero hacer esto pero con verdinas, que ricas verdad?
    Un platico de estos para mañana me vendría genial.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  12. A mi me gustan de cualquier manera, con compango o con mariscos, claro que de esta manera son mucho más ligeras e igualmente muy ricas. Un plato ideal para el frío.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. riquísima opción mas ligera de hacer unes ricas fabes. parecidas las he hecho yo algunas veces con mejillones almejas e incluso langostinos, pero siempre trituro la cebolla con el caldo pero no le dejo los ajos, manía pues no me gustan cocidos. te mando un abrazo fuerte amiga. y una pregunta: ¿para las galletas de maíz, la harina que he encontrado por aquí en Madrid es o bien la blanca ecológica o una amarilla pero que pone en el envase que esta precocida. cual es la mejor para hacer las galletas?

    ResponderEliminar
  14. Eu chamaria a este belo prato uma feijoada do mar!!
    Adoro!! Então com este frio só apetecem estas refeições de aconchego.
    Por cá adoramos feijoadas, e adoro comer esse rico molho afundado num belo arroz branco.
    Um beijinho querida, e bom fim-de-semana.

    ResponderEliminar
  15. Qué platín tan rico. Con este frio, los platos de cuchara, entonan el cuerpo y te dejan como nuevo. Estes fabines con el caldín del guiso y el sabor de los mejillones y las gambas tiene que saber a gloria.

    Un besín y buen finde.

    ResponderEliminar
  16. La legumbres quedan riquísimas con pescado o marisco además de mucho más ligeras, me encanta como luce ese plato
    Besitos

    ResponderEliminar
  17. Desdeluego que unas fabinas de calidad pegan con todo y asi con marisco me encantan, como bien dices, son mas ligeras y están para chuparse los dedines hasta los codos jaja....
    Además con este tiempín tan hermoso que tenemos , aún apetecen el doble.
    Besinos , feliz finde.

    ResponderEliminar
  18. La fabes están ricas de cualquier manera. Además comerlas en Asturias es diferente:-)
    Poco a poco volviendo a la normalidad. Aprendiendo a manejar el Windows 8. Mil gracias por tus ánimos y cariñoso comentario.
    Buen finde
    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me gusta mucho y es el plato que en casa gusta a tope.Besos

    ResponderEliminar
  20. Querida amiga,gracias por tener este blog,no me cansaré de decírtelo, pero es cierto,pues a mi por lo menos me ayuda mucho,sin ir mas lejos esta semana nos apetecieron tortos de maíz y yo no me acordaba como se hacían,pues hacía mucho que no los preparaba,sin pensarlo copié los tuyos y fueron todo un éxito,hasta a mis hijos les gustaron mucho.En cuanto a la receta de hoy son unes fabes muy riques y yo las preparo a veces,pero con mas grasa.Besos a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los tortos están para no parar Anina. Nosotros los comimos en sábado con picadillo y huevos fritos. Riquísimo. Me alegra que yos gustaren a los chiquillos. Muchos besinos amiga.

      Eliminar
  21. Mi querida amiga, me encanta este plato cuya receta te ha pasado yu tocaya. Como bien dices une dos sabores deliciosos el de las fabes y el del mar así que el resultado debe ser de diez. Aprovecho también para mandarle mi felicitación al poeta de la familia. Me ha encantado su texto y esa descripción tan maravillosa, bella y real que ha hecho. Miles de besicos.

    ResponderEliminar
  22. Madre qué pinta, cómo tiene que estar de rico, nunca me ha dado por ponerlas con marisco, la fabada o el pote asturiano están tan buenos así que no sé, bueno, sí, habrá que probar, soy más clásica que los clásicos, jajá!
    Perfecta la descripción de Aurelio, como siempre, es muy triste esa ausencia de voces infantiles y las casas derruídas, y pensar que hubo tanta vida... menos mal que nos queda la luz de las estrellas, besinos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Maritxu, atrévete, ya verás que ricas están. Una cosa es la fabada, que la hay que hacer como Dios manda, pero con mariscé, bacalao y calamares están estupendas tambien les fabes y puedes echar a volar tu imaginación. Besinos amiga.

      Eliminar
  23. Yo las pongo en La Coci .... cuecen a su aire y quedan de cine.... por cierto no quieres apuntarte al sorteo???
    Besos

    ResponderEliminar
  24. Madre mía qué plato más rico, esta forma de prepararlo me lo anoto Labidú, con tu permiso.
    Nunca me ha dado por añadirle mejillones

    ResponderEliminar