mio madre

Mio madre nun sabía idiomes pero yera tan mimosa... dicíame que con enfotu pues algamar cualquier cosa. Mio madre nun sabía idiomes pero falaba a les freses, facía ensalada rusa y mil tortielles franceses. Mio madre nun sabía idiomes pues pisó poques escueles, ¡y facía un caldu gallego y unes coles de Bruseles...! Mio madre nun sabía idiomes, yera una madre estupenda, facía arroz a la cubana con salsa a la boloñesa. ...Primeros versos del poemario Mio madre, de Aurelio González Ovies, editado por Pintar -Pintar, abril 2010 (Edición en asturiano)

viernes, 31 de agosto de 2012

FÁCIL: LAS ROSQUILLAS DE MAMÁ

Enroscadas en forma de nudo, las primeras rosquillas que comí.
Ya sé que hay cantidad de recetas de rosquillas, y todas a cual más rica. Con casi los mismos ingredientes y muy parecida manera de elaborarlas. Pero éstas que publico hoy eran las que hacía mamá. Aunque tengo la receta y aparentemente están igual a las que nos elaboraba, me gustaban mucho más las que ella preparaba. Los huevos, la manteca y la mano de la cocinera... Todo influye y posiblemente también el que hoy en día ya estemos más que` fartucos´ de todo y hace 40 años nos prestaba muchísimo todo lo que se salía de los menús diarios y únicos. Bueno, no estoy diciendo que éstas no estén ricas, ¿eh? Están buenas, no llevan nada de tiempo y quedan con una presentación estupenda. Además, en una lata hermética aguantan bastante bien unos 4 días. Pero lo mejor de todo es comerlas recién preparadas. En casa apenas sobró media docena.

Con una forma muy peculiar, mamá siempre las hacía así, al igual que en mi pueblo varias vecinas le dan esta forma. Quedan muy suaves y apenas se empapan con el aceite, pues se puede observar que, al freírlas, no mengua nada. No son muy dulces y se convierten en un bocado muy bueno para acompañar un buen café o una tacina de chocolate.
Y con un buen chocolate, remojan de maravilla.
A ver si os gustan.

Esta fotografía guapísima de la playa de Bañugues, pertenece al estupendo blog LUZ Y COLOR, de Nieves ( DULCE Y SALADO). Gracias por hacer imagen este bello atardecer de primavera, Nieves. Si queréis ver más fotos de nuestra playa pinchar aquí
La vida es tan fácil

como una suma,

multiplícala tú,

que sólo hay una.

El mundo es, a veces,

algo tacaño;

réstale tú todo

lo que te haga daño.

La vida prefiere

que no dividas

aquello que sientas

de lo que digas.


                                                                                               Aurelio González Ovies

Para las rosquillas, NECESITAMOS (salen unas 2 docenas, abundantes)
Les podemos poner un poco de ralladura de limón.


  • 1 pocillo de manteca de vaca cocida ( de las tacinas pequeñas de café)
  • 1 pocillo de azúcar
  • 2 pocillos de leche entera
  • sal
  • 3 huevos enteros
  • 600 gramos de harina de repostería, tamizada
  • 2  1/2 cucharadiinas de café, de levadura en polvo
  • azúcar para rebozar
  • aceite de oliva para freír
Elaboración
En un bol ponemos la mantequilla líquida, añadimos el azúcar, la leche y la sal .
Ponemos los huevos y lo batimos enérgicamente con las varillas. Ponemos  parte de la harina tamizada con la levadura y mezclamos bien.
Añadimos harina a medida que lo vaya pidiendo. Tenemos que conseguir una masa blandina, pero que no se pegue a los dedos. La necesité toda, pero eso es según el tipo de harina que le pongamos.. Hacemos una bola y vamos cogiendo de ella pequeñas pelotinas, del tamaño de una nuez., hacemos con ella un rulo...
... y formamos un nudo sencillo. Así con toda la masa.
Ponemos en un cazo el aceite de oliva necesario para que las cubra y lo calentamos, a fuego medio, para que no se quemen por afuera y queden sin cocer por el interior. ( Utilizo un cazo de un litro). Las dejamos unos 5 minutos, si ponemos pocas se hacen mejor y dan la vuelta solas. Si ponemos más, tardan un poco más y hay que darles la vuelta. Las sacamos en una fuente con papel de cocina y después de unos minutos, aún calientes, las rebozamos en el azúcar. Las ponemos en una fuente y una vez que enfríen, a comer.
Crujientes por el exterior y su interior parece de bollería.

No son nada empalagosas, no están muy dulces.

 ¡¡¡BUEN PROVECHO!!!!

39 comentarios:

  1. No quería acotarme sin ver las rosquillas de tu mami.
    Estas son recetas que hay que guardar como oro en paño.
    Me han encantado Labidú, y muy bien explicado

    ResponderEliminar
  2. Qué chulas quedan con esa forma, pero lo mejor de estas rosquillas es que te traen buenos recuerdos de otras épocas, una maravilla que solo de verlas entra hambre, así que me voy a ir a dormir antes de caer en la tentación.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Labidú, llevo toda la tarde intentando hacerte un comentario, soy incapaz y no es la primera vez que me pasa con tu blog! A ver si va de ésta!
    Me quedé en los chipirones, yo hago así los calamares, pero vaya idea que me diste para echar la tinta con la ayuda del colador! Y yo que me pongo de tinta hasta el codo!
    Estes rosquillines...me encantan y dejé de hacerlas porque no me salían bien nunca!

    ResponderEliminar
  4. Uffff, qué ricas. Me comía unas cuantas ahora mismo...me está dando el bajón del cansancio de todo el día.....ainss
    Bss
    La cocina de Mar
    htpp://la-cocina-de-mar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  5. Una docena para mi solita, me sentaría fenomenalmente, pero como no se puede me las tendré que hacer yo, una receta fabulosa y la forma me ha gustado un montón!

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Mmmm que buen despertar!! tienes muchas asi que me llevo unas cuantas....un besito guapa

    ResponderEliminar
  7. Hola guapa tu

    Cosa rica nos propones hoy, muchas gracias por compartir esta receta tan especial seguro que ella estará contenta que la recuerdes con tanto cariño, con permiso me tomo nota de la formula, igual mañana los preparo, tu cuento


    mientras, mil petonets Susanna

    ResponderEliminar
  8. Ya había visto más v eces las rosquillas anudadas y me llaman la atención, también que las hagas con manteca de vaca.
    Los recuerdos de sabores de antaño no tienen precio y es lo que dices, ahora lo tenemos todo al alcance de la mano.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  9. Tienen que estar deliciosas, con lo que a nosotros nos gustán las rosquillas caseras, estas seguro que están de lujo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Yo me apuntaba ahora mismo a comerme unas cuántas, se ven de fábula. Y con un chololatico, vamos... de lujo.

    besines

    ResponderEliminar
  11. Hayyyyyyyyyy que se me han apetecido, gracias que no te tengo muy lejos jajajaja. Me encanta la forma, apunto la receta y me voy a la cocina, llevo con ganas de rosquillas una temporada y nunca encontraba el momento.....
    Buen fin de semana, y a disfrutar aunque ya esté mas fresco

    ResponderEliminar
  12. Olá Labidu!
    Amiga, estas rosquilhas estão tão lindas. Preciosas. Imagino que sejam deliciosas. Temos umas salgadas na minha região, que eu adoro!
    Um beijinho.

    ResponderEliminar
  13. Claro que si wapa, las de las mamis son diferentes aunque los ingredientes sean los mismos, y es cada uno tiene su mano, pero te han salido muy bonitas y seguro riquisimas , no hay mas que verlas

    ResponderEliminar
  14. Ains qué ricas para tomar en una tarde lluviosa de otoño con un chocolatito
    Besitos

    ResponderEliminar
  15. Madre mía que pinta tienen!! Que buenas tienen que estar, besitos
    guapa

    ResponderEliminar
  16. Deben estar de vicio, nada más hay que ver la pinta tan rica que tienen, además como las recetas antiguas o la de nuestras madres ningunas, y que bien sabían aquellas, que aunque nos salgan iguales o parecidas, parecen que no estan igual, ay que tiempos.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  17. Si es que las manos de las madres es lo que tienen!
    De todas formas te diré que tus manos y las masas son un dúo perfecto.
    Me gusta mucho la forma.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  18. Qué ricas, guapa...
    Siempre me han encantado las rosquillas fritas, y no las hago nunca por el tema de los dichosos kilos, ¡grrr!. Me gustan así, poco empalagosas, y con esa consistencia de la miga.
    Las tuyas están deliciosas, seguro... lo que pasa es que las de tu madre te recuerdan otros tiempos, a gente que no está, a la infancia... y por eso te parece que sabían mejor. Son los recuerdos: a mí me pasa con los helados, algunos dulces, las empanadillas rellenas de crema de chocolate...
    Pero puedes estar segura de que las tuyas son espectaculares.
    Una cosita, ¿puedo sustituir la manteca de vaca por mantequilla?. Es que aquí es casi imposible encontrar la de vaca.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  19. M.J. que buenas y estas no lleva anis ,asi que son diferentes ,pues ale las copio y las proximas que haga seran las tuyas
    besinos guapa

    ResponderEliminar
  20. A mi me gustan mucho las rosquillas las ultimas que publique están muy buenas.
    Me gusta la forma que tienen,y seguro que esta muy ricas como todo lo que haces.
    Me encantó el poema,yo suelo leer mucho pero no tengo ningún libro de Aurelio Gonzalez tendré que comprarme uno.besinos

    ResponderEliminar
  21. Es que no hay como las rosquillas de nuestra madre, ¿a que si?, ¡qué cosa tan ricaaa! y qué momento tan especial cuando ya están hechas y te deja que las pases por azúcar... yo recuerdo de manera muy especial las que hacía la mía. Me ENCANTAN tus rosquillas y ME ENCANTA el paso a paso, acompañado de las fotos, ¡fantástico!. Un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
  22. Hola Labidú.

    Qué ricas! Nunca las había visto con esta forma y quedan preciosas. Así que la próxima vez las haré así, estan fantásticas. Y seguro que saben igual que las que comías de pequeña, aunque bueno a mí también me pasa, echo los mismos ingredientes, sigo paso a paso las recetas de mi madre, le pongo toda mi buena voluntad pero nunca me sale como a ella. Te quedaron fantásticas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Por Dios y yo sin merendar....
    Si puedes pasate por el blog, hay algo para ti.
    Besinos

    ResponderEliminar
  24. Me encantan. Así las hacía mi suegra que ya sabes que era de tu tierra. Pero nunca las he hecho:-(
    Todo será ponerme. Una amiga mía las hace muy ricas también. Gracias por la invitación:-)
    Bss

    ResponderEliminar
  25. Estas recetas de nuestras madres son las mejores sin lugar a dudas y como no antes todo nos gustaba mucho mas, como tu bien dices. La materia prima era otra y la mano de mama indiscutible. besos guapa.

    ResponderEliminar
  26. Como me gustan....les hago el quite por los kilos extras pero me gustan mucho....y claro para ti tienen un significado especial.....se podra sustituir la grasa de vaca por mantequilla?....aca imposible!.....Abrazotes, Marcela ( esta semana coloco los pasteles de belem....)

    ResponderEliminar
  27. Mi querida amiga, como ya te imaginarás esta vuelve a ser una de esas entradas que me emocionan. La forma es preciosa y la receta estupenda pero lo que más me gusta es todos los recuerdos que van unidos a estas rosquillas: tu querida madre, la felicidad de la niñez (que bueno sería tener una varita con la que poder volver aunque solo fuera un minuto a esa felicidad...) En fin, tendremos que conformarnos con los recuerdos que tampoco es poco. Besicos de tu amiga de Murcia y uno muy especial para tu querido sobrino que seguro que ha disfrutado mucho con esta rica merienda.

    ResponderEliminar
  28. Mas que bonitos ficaram.
    Fazem-me mesmo lembrar os sonhos de Natal que temos cá em Portugal, são mesmo parecidos :)
    Boa semana.

    ResponderEliminar
  29. Es cierto que en todas las casas nuestras madres hacían esas rosquillas y es verdad que cada una le daba su toque, pero eso pasará con las tuyas, que tendrán TU toque para quien las tome. y seguro que transmiten el mismo cariño que el de nuestras madres.
    Un besín y me llevo un par p'al desayuno de mañana!!!

    ResponderEliminar
  30. Que ricas tienen que estar estas rosquillas, tengo que probar a hacerlas.
    Muy bonito recuerdo.
    Besetes!!

    ResponderEliminar
  31. Hoy la luz brilla de forma especial en tu cocina, nos trasladas con cariño a tiempos atrás, nos haces revivir momentos de la infancia, mi abuelita y mi mamá también las hacían, evocas aromas y sabores tradicionales, los acompañas con poesía e imágenes preciosas.....no se puede pedir más a esta maravillosa entrada.

    Mil besitos

    ResponderEliminar
  32. hola !!!! que tal el verano ? espero que hayas descansado, que ricas estas rosquillas y cuantos recuerdos te tienen que venir a la mente cuando las preparas, verdad ? besitos

    ResponderEliminar
  33. que rosquillas tn ricas ¡¡¡¡ madre mia que riquisimas

    ResponderEliminar
  34. Hola, ya estoy de vuelta y me encuentro que no has parado de publicar cosas estupendas.
    Desde luego las rosquillas tienen una pinta extraordinaria y seguro que son una delicia.

    Un besito,

    ResponderEliminar
  35. Uhmmm rosquillas caseras :D
    Un besito ^^
    http://janakitchen.blogspot.com

    ResponderEliminar
  36. Unas rosquillas tan ricas me están quitando la vagancia de meterme en la cocina a preparar algo dulce y rico.
    Besazos.
    Alicia.

    ResponderEliminar
  37. Hola Labidú!! Espero que hayas tenido un buen verano!! Me encanta la forma que le has dado a las rosquillas, seguro que están riquísimas!!! Besitos guapa!!

    ResponderEliminar
  38. Des de luego que razon tienes niña. Creo que siempre fue asi, y siempre sera...Las experiencias de nuestras madres, siempre seran incomparables. Estas rosquillas se ven deliciosas y con un sabor me imagino que muy especial.Besitos

    ResponderEliminar